Los beneficios de comer helado

El helado es el postre estrella de los días calurosos de verano, con el que podemos disfrutar de sabores singulares y exquisitas textura propias de la época. Asimismo, son perfectos para poder refrescarnos e hidratarnos pero ¿cuáles son realmente los beneficios de comer helados?

Los helados son perfectos también para invierno

Los helados son perfectos también para invierno

Los helados se consumen más en verano, pero bien es cierto que no son sólo para esta época, sino que podemos tomarlos en cualquier otra época del año.

 

Por ejemplo, en invierno el disfrutar de un helado no debe ocasionar resfriados, ni ningún otro malestar de este tipo, sino que en muchas ocasiones, según profesionales sanitarios, nos puede ayudar a aliviar determinadas dolencias como por ejemplo molestias en la garganta al tragar, ya que, según éstos, la ingesta de un poco de helado puede reducir la inflamación producida por la irritación de la tos y ayuda a cicatrizar las posibles heridas.

¿Nos hace más felices?

Un helado no es una fuente de calorías vacía, ya que contienen vitaminas de ingredientes como la leche, yogur o el chocolate. Además de azúcares y minerales, también proporcionan a nuestros organismo una buena dosis de proteínas de alto valor biológico. Por lo que podemos considerarlo un alimento muy completo.

 

Por lo tanto podemos preguntarnos lo siguiente: ¿Realmente la toma de helados nos hace más felices? ¿Por qué? Según expertos del sector sanitario, los helados pueden reducir, por ejemplo el dolor físico o la ansiedad, ya que algunos de sus ingredientes, como el chocolate, la caseína , o los azúcares, estimulan la producción de las hormonas del placer o endorfinas. 

Efectos positivos del consumo de helados

Según un artículo publicado en el diario digital 20 minutos, el consumo de helado tiene efectos positivos y algunos negativos, los cuales pueden ser solventados con su consumo moderado. Los detallamos a continuación:

 

Efectos positivos

 

Salud: un helado de leche por ejemplo nos aporta proteínas, calcio, fósforo, magnesio, sodio, potasio, y vitaminas A, B1 y B2, según detalla dicho medio y la Asociación Española de Fabricantes de Helados (AEFH).

 

Neurotransmisor: la asociación señala que mientras tomamos helados liberamos serotonina, que tiene un efecto saciante a corto plazo.

 

Hidratación: Tienen un alto contenido en agua .

 

Complemento: puede ayudar a ancianos o niños con carencia nutricionales.

 

Efectos negativos

 

Como comentábamos anteriormente los posibles efectivos negativos que puede tener el consumo de helados es que sea desmesurado y no controlado, ya que algunos de ellos tienen un alto contenido en azúcares y depende del que tomemos variará el porcentaje calórico de cada uno de ellos.

 

Sin embargo, el Libro Blanco del Helado, escrito por nutricionistas, desmienten que los helados por sí solos engordan. Por lo que podemos decir y leer en dicho libro, “el consumo de helados es un placer que nos podemos permitir siempre que lo situemos en sus límites razonables”.

 

Newsletter para los expertos Consejos, ideas y recetas por correo electrónico