Razones para consumir verduras congeladas

En nuestra vida diaria tenemos la costumbre de comprar fruta y verdura fresca considerando que son mucho más sanas, saludables y conservan mejor los nutrientes. Sin embargo, la realidad es muy distinta. El consumo de verduras congeladas cada vez es mayor debido a que hay muchas razones por las que consumirlas. Te contamos a continuación muchas de ellas:

Verduras frescas vs congeladas

Verduras frescas vs congeladas

Un estudio realizado por la Universidad de Georgia y publicado en 2017 analizó durante varios años algunas verduras muy consumidas actualmente (por ejemplo, brócoli, coliflor, guisantes, espinacas, maíz y judías verdes) en su estado congelado y fresco. Los resultados obtenidos mostraron que apenas hay diferencia en las vitaminas analizadas, incluso destacaba que cuando había diferencias significativas en esta cuestión las verduras congeladas alcanzaban valores superiores.

 

Por este motivo las verduras congeladas debemos tratarlas de forma especial, para que las cualidades que se han preservado mediante la congelación no se pierdan. Es muy importante no descongelarlas antes de cocinarlas, sino que debemos cocinarlas en agua hirviendo hasta que el proceso culmine satisfactoriamente. Debemos recordar que una vez descongeladas no debemos volver a congelarlas.

Razones por las que consumir verduras congeladas

  • Rapidez: las verduras congeladas suelen venir ya preparadas, cortadas, troceadas, etc. Esto quiere decir que son perfectas para realizar un plato sano y rápido a la vez. La inmediatez es fundamental en esta vida tan ocupada que llevamos día a día.
  • Disponibilidad: es fundamental también tenerlas siempre en nuestro congelador disponibles para cualquier instante, y como comentábamos antes, incluso con las mismas o más vitaminas que las verduras frescas.
  • Conservación: el perfecto estado continuado de las verduras congeladas hace que los consumidores de las mismas se sientan tranquilos tras su consumo, ya que siempre se encuentra en condiciones óptimas, libres de patógenos o degradación durante su conservación. 
  • Naturales: las verduras congeladas no precocinadas, además de ser prácticas también son más naturales ya que no contienen conservantes para mantenerlas frescas durante más tiempo, ya que tras la congelación se mantienen en perfecto estado.
  • Maduración: las verduras se congelan en su punto exacto de maduración por lo que se conservan en perfectas condiciones.
Newsletter para los expertos Consejos, ideas y recetas por correo electrónico